9ª Congreso Argentino de Limnología - Esquel - Del 20 al 24 de Septiembre Esquel 2020

Las Aves y la Limnología

Uno de los roles más destacados que cumplen las aves en los ecosistemas acuáticos es el de consumidores. Su importancia se basa en algunas propiedades interrelacionadas que las caracterizan, como: tamaño individual relativa mente grande, elevados requerimientos energéticos. alto nivel de actividad y coordinación (Margalef 1983, Hurlbert & Chang 1983), características morfológicas y tácticas de alimentación muy eficientes. La dieta de estos Aves y limnología 129 vertebrados cubre un amplio espectro del alimento disponible, desde peces a invertebrados y desde plantas vasculares hasta algas microscópicas (Hurlbert & Chang 1983) (Tabla I).

Por otro lado, en correlación con sus características adaptativas, pueden obtener su alimento en diferentes sectores del espectro espacial, incluyendo: vegetación litoral, playas, interior del sedimento (in fauna), columna de agua y/o fondo a diferentes profundidades, aguas superficiales, carpeta vegetal y columna de aire sobre el cuerpo de agua. Además, pueden explotar los recursos a lo largo de todo el año (excepto en los limnótopos que se congelan) y durante las 24 horas del día.

Con respecto a este último aspecto, es interesante mencionar que varios estudios recientes demuestran que muchas especies que se consideraban de actividad diurna, como la mayoría de los patos, chorlos y garzas, también se alimentan activamente por la noche (Powel 1987, Jorde & Owen 1988, Robert et al. 1989, entre otros). Entre las aves fitófagas se destacan las gallaretas (Fulica spp.), los cisnes (Cygnus spp., Coscoroba sp .. etc.) y la mayoría de los patos (Anas spp., etc.).

Estos últimos, aunque en menor grado, también consumen invertebrados. Todas estas especies se alimentan en la carpeta vegetal o del fondo, principalmente nadando o sumergiendo parte o todo el cuerpo, y también caminando en aguas someras o en las orillas (Navas 1977, 1991 ). En el Estrecho de Georgia (Canadá), Hutchinson et al. ( 1989) citan 19 especies de aves ( 17 anátidos y 2 rálidos) que se alimentan de 12 géneros diferentes de vegetales intermareales y sublitorales. Los géneros más consumidos son Scirpus, Carex, Ruppia, ‘Zostera y algas (Enteromorpha y U/va).

En una laguna pampásica del centro de la provincia de Buenos Aires (Argentina) se pueden registrar aproximadamente 18 especies herbívoras ( 12 anátidos, 1 anhímido y 5 rálidos) que se alimentan en buena medida de semillas de Schoenoplectus, Ceratophyllum, Seta ria, gramíneas y algas (Arámburu & Mogilner 1969). En la albufera Mar Chiquita (Buenos Aires, Argentina), la distribución de estas especies se relaciona claramente con la distribución de los parches de algas y macrófitos sumergidas (Enteromorpha, Cladophora, y Ruppia).

Si bien durante mucho tiempo se discutió sobre el grado de importancia de la herbivoría sobre los macrófitos acuáticos, varios estudios cuantitativos demuestran que al menos algunas poblaciones de macrófitos están sujetas a fuertes pérdidas (entre el O y 100 % de su biomasa) debido a la actividad de los herbívoros, entre los que se destacan las aves (Lodge 1991). Dobrowolski ( 1973) estimó que las aves consumen entre el 2 y el 90 % de la producción anual de macrófitos. Korshgen et al. ( 1988) conc luyen que una población del pato Aythya valisineria consume en un año el 40 o/o de 380 toneladas de Vallisneria americana.

Esler ( 1989) a través de experimentos de exclusión demostró que las aves, principalmente Fulica americana, consumieron en un lago, el 57,8 o/o del total de Hydrilla verticillata, por lo que concluye que producen un impacto significativo sobre la biomasa y la talla de este macrófito (Tabla U).

Como fue mencionado. la mayoría de los anátidos son omnívoro- herbívoros. incluyendo en su dieta cantidades importantes de invertebrados (Tabla 1), e incluso ciertos géneros son 130 Mariano M. Martínez principalmente zoófagos (Melanitta spp., Somateria spp., Mergus spp., etc.).

Los patos del género Anas (omnívoros) se alimentan por filtración gracias a la estructura de su pico y lengua y pueden consumir organismos (p. ej. rotíferos) de 100 micrómetros, como menciona Euliss, Jr. et al. () 991) para A nas clypeata.